linkedin_p.png
facebook_p.png
youtube_p.png
instagram_p.png

Blog

La Consultoría Financiera vs. La Asesoría Contable

En la cotidianidad de las empresas, particularmente en las pequeñas y medianas, es muy común que se confundan los conceptos de Contabilidad y Finanzas. Si bien son dos ramas que están muy entrelazadas, a la vez muestran muchas diferencias.

Si se analiza en detalle las definiciones de cada rama, se tiene que la contabilidad es la disciplina que se encarga del estudio, medición, análisis y registro de los movimientos y el estado de los recursos de una empresa u organización, presentando la misma en una serie de informes conocidos como Estados Financieros. Por su parte, las finanzas son una disciplina de la economía que se enfoca en controlar y gestionar el manejo de los recursos de una organización, además de estudiar las fuentes existentes para la consecución de recursos; en otras palabras, las finanzas se encargan de la administración del dinero y los demás recursos que estén expresados en función de éste.

De este modo, la contabilidad, al generar la información necesaria para la gestión de los recursos, se convierte en una base para el desarrollo de las finanzas, lo que hace que ambas ramas estén altamente correlacionadas y tengan una dependencia entre sí. Pero es importante tener clara la diferencia entre una y otra rama.

Aplicando la diferencia entre los dos conceptos al mercado de servicios, se encuentra que existen muchas firmas encargadas de realizar asesoría contable. Al analizar los servicios que ofrecen las mismas, se evidencia que éstos se encuentran enfocados en la generación y registro de información de los movimientos de dinero y otros recursos de las empresas, la cual se constituye en base para la construcción de informes financieros de acuerdo a las normas nacionales e internacionales. Algunas de estas firmas también ofrecen capacitaciones y acompañamiento para la implementación de herramientas informáticas que faciliten la generación y registro de esta información.

De acuerdo a lo analizado, se concluye que la labor de las firmas de asesoría contable, así como la de los contadores que laboran en una organización u ofrecen sus servicios de forma independiente, es valiosa e importante para que las empresas conozcan de forma precisa los movimientos y la situación actual del negocio en materia financiera. Pero, ¿tener esta información es suficiente para que se logren los objetivos de las compañías?

Por ello, es necesario complementar la asesoría contable con actividades de consultoría financiera. Pero una asesoría financiera enfocada no sólo en la generación e indicadores (que hace que sea confundida con una asesoría contable), sino una consultoría enfocada en generar estrategias y en definir decisiones para que el negocio sea más rentable y crezca en beneficio de sus colaboradores, accionistas y todos los participantes del mercado en general.

Es así que en un ejercicio de consultoría financiera se tienen en cuenta tres aspectos que fortalecen la asesoría contable:

  • Riesgo y beneficio: En la vida real de las compañías, la toma de decisiones se realiza bajo escenarios de incertidumbre que implican riesgos. Con la consultoría financiera, se busca identificar los posibles riesgos y los beneficios que generarían a las empresas asumirlos, teniendo en cuenta que a mayor riesgo, se espera un mayor beneficio.
  • El cambio del valor del dinero en el tiempo: Variables económicas como la inflación y las tasas de interés, hacen que el poder adquisitivo y el valor del dinero cambien con el tiempo. No es lo mismo hablar de una cantidad de dinero hoy a hablar de esa misma cantidad dos años más adelante. Por eso, al realizar inversiones de cualquier tipo, se espera que la retribución futura sea por un mayor valor del que inicialmente se invirtió. Asimismo, se debe tener en cuenta que las retribuciones sean mayores a otros costos (por ejemplo, un nivel de rentabilidad de una inversión que supere la inflación o las tasas de interés de los créditos bancarios).
  • Costo del dinero (tasa de interés): Así como por nuestras inversiones esperamos obtener un mayor valor en el futuro, quienes se convierten en inversionistas de nuestros negocios o quienes realizan préstamos (como por ejemplo, las entidades financieras) también buscan una retribución. Bajo este escenario, el dinero conseguido bajo estas condiciones tiene un costo para el deudor, que en la teoría se denomina como tasa de interés.

Por lo tanto, a través de los servicios de consultoría financiera (como los ofrecidos por Profima), se propende porque las empresas sean rentables y sostenibles en el largo plazo, a través de desarrollo de estrategias financieras que integran los aspectos mencionados anteriormente. En este aspecto se encuentra el valor agregado que ofrece el negocio de la consultoría financiera.

Image
contactenos.png

contactenos@upfinanzas.com

Bogotá D.C., Colombia

celular.png

 +(57) 317 231 5580 

whatsapp.png

+(57) 301 341 4019
+(57) 310 330 9371

Siguenos en:

 linkedin facebook   youtube instagram 

desarrollado con amor por platinoweb b

Buscador